Imprimir esta página
Martes, 05 Julio 2016 22:25

Tres meses de PEQUEÑOS avances

Escrito por 
Valora este artículo
(0 votos)

Buen Día!

Ya estoy entrando en mi tercera semana en La Paz, Bolivia y quiero compartir como he vivido estos primeros días, aunque ha sido tanto lo acontecido que posiblemente me falten palabras.

A los dos días de llegar nos pusimos rumbo a una pequeña Comunidad al Oeste  de Bolivia y cercana a la frontera con el Perú  llamada Qurpa. En ella tuvo lugar un encuentro de facilitadores y facilitadoras de los Centros de Educación Técnica Humanista Agropecuaria y de Educación Rural Integral Alternativa con los que trabaja Cic Batá y La Red FERIA, la organización que me acoge. Gracias a este encuentro pude tener una visión general de lo que va a ser mi trabajo estos seis meses. Además de ser testigo en primera persona de la riqueza cultural que tiene este país. Pues desde el primer momento hubo rica comida, intercambio de bailes, música, artesanía y formas nuevas de comunicación.

Después del encuentro me incorpore a la “rutina” de Red FERIA, digo “rutina” porque aunque lo parezca ningún día es igual. Cada despertar es un aprender, un conocer y una aventura nueva. Confesaros que he perdido totalmente mi automatismo con respeto al tiempo, la vida es a otro ritmo (teniendo en cuenta la altura que hace que andar media hora suponga dos...) el cuerpo manda.

La planificación puede servirte hasta cierto punto, pero hay que dejar una rendija a la flexibilidad y a  lo que las situaciones te traigan, sin duda esto te hace vivir en un ahora continuo. En unos primeros momentos esto puede resultar realmente difícil, sin contar que estás en un lugar totalmente desconocido por lo que necesitas de apoyo para poder moverte y desenvolverte, as de aceptar que no controlas ni sabes nada, por lo que tienes que confiar en las personas que vas encontrado en tu camino.

La ciudad se encuentra en un valle, o más bien en una grieta, cuando alcanzas a verla desde las alturas resulta asombroso, como la magia de la naturaleza envuelve lo urbano.

El acostumbrarme a la ciudad me ha costado lo mío, pues  tengo que decir que soy, o más bien era, de las personas que no cruzaban en rojo o no corrían cuando faltaban 4 segundos para  cambiar. En La Paz  el transporte, los mercados, los peatones coexiste un orden no establecido, en mi caso  suelo cruzar cuando la persona que tengo al lado lo haga aun a riesgo que me miren raro (Allá a donde fueres haz lo que vieres). He decidido verlo como un juego de multiaventura.

Con respecto a mi trabajo, colaboro  con la Red FERIA la cual trabaja la Educación Alternativa en ámbito rural, destinada a personas jóvenes y adultas. Se caracteriza por la puesta en marcha de Proyectos Sociocomunitarios Productivos, donde los conocimientos tienen su aplicación práctica en el momento, se basa en un aprender haciendo. Cada centro trabaja en equilibrio con la comunidad en donde se encuentra integrando como línea central su  identidad cultural, su lengua originaria, sus necesidades o demandas. Todo esto se enmarca dentro de un Modelo Educativo apoyado institucionalmente por un Viceministerio propio de Educación Alternativa.

Hasta aquí todo bien…pero para las personas que provengan del campo de la Educación No Formal es un hito extraordinario, pues la Educación Alternativa  está valorada y apoyada en sí misma. Sin contar las estrategias inclusivas que se llevan en la Educación Formal, como por ejemplo el aprender en el aula Lengua de Signo o la expresión de las plurinacionalidades del Estado. Esto de alguna forma me ha hecho re-conectar con mi profesión, La Educación Social, pues el venir de un contexto en donde se entiende como” actividades para ocupar el tiempo libre sin más, o es un trabajo que puede hacer todo el mundo” provocó que de alguna forma me llevase a poner en cuarentena todo lo estudiado y practicado. Gracias a esta nueva realidad que Bolivia y su Sistema Educativo me presenta, siento que algo ha vuelto a sonar, pues una educación pro-personas y no un adoctrinamiento pro-capital es totalmente posible y sobre todo NECESARIO.

Para finalizar quiero y necesito compartir con vosotros y vosotras el símbolo de la “Chacana”, pues su conocimiento meses atrás me fascino y me llevo de alguna forma a una nueva mirada, y ahora que he tenido la oportunidad de viajar al lugar donde se remontan sus orígenes solo puedo decir gracias vida!!

"La “chacana” o cruz andina es un símbolo recurrente en las culturas originarias de los Andes. Su forma es la de una cruz cuadrada y escalonada, con doce puntas.

Es el Símbolo polisémico más importante y antiguo de la Cultura Andina; es una figura geométrica que fue usada como Ordenador de los conceptos matemáticos y religiosos, filosóficos, sociales, etc

Es una referencia al Sol y la Cruz del Sur, aunque su forma, que sugiere una pirámide con escaleras a los cuatro costados y centro circular, poseería también un significado más elevado, en el sentido de señalar la unión entre lo bajo y lo alto, la tierra y el sol, el humano y lo superior (cosmos), tomando  el significado de “escalera hacia lo más elevado”

Visto 1635 veces

Lo último de Leonor García López

6 comentarios